sábado, 31 de mayo de 2008

LA VISITA DE LA VIRGEN A SU PRIMA ISABEL

Hoy se celebra la visita de la Virgen a su prima Santa Isabel, que no es simplemente una visita... La Virgen hace un viaje largo, para llevarle una alegría a su prima; le estaba llevando al Mismo Jesús. Y también para ayudarla, pues era mayor y seguro le caería muy bien algo de ayuda para preparar pañales y el cuarto del bebé, y para hacer las tareas del hogar, pues entre la edad y el cansancio natural del embarazo, esto le costaría más de lo normal.

Hace poco leí el libro de Kimberly Hahn, "El Amor que da Vida", y me encantó particularmente este pedacito, que ilustra mejor el ejemplo que nos da la Virgen para ayudar a otras madres.



"Nuestra Madre nos da ejemplo de servicio. Cuando María supo que Jesús se iba a encarnar en ella, se enteró también de que su prima Santa Isabel estaba esperando un hijo. Inmediatamente fue a acompañarla: no lo dudó un momento. Quería compartir la alegría de Isabel y quería compartir su propia alegría con un alma gemela.

En vez de centrarse en sus propias necesidades por el embarazo, María quiso servirla (igual que después Jesús dijo que había venido a servir, no a ser servido; cf.Mt.20,28). Puede que tuviera náuseas o estuviera muy cansada de los tres días de viaje en burro a Aim Karim, el pueblo de Isabel. Pero sabía que Isabel, embarazada de seis meses, la necesitaría.

Isabel exultó de gozo por ver a María. Hasta el hijo de Isabel, Juan Bautista, saltó en el vientre con alegría santa por su encuentro con la madre del Mesías. María le demostró a Isabel su amor durante los últimos meses de su embarazo llevándole a Jesús y haciendo muchos actos de servicio. "

Kimberly Hahn, El amor que da vida

viernes, 30 de mayo de 2008

MUJER NUEVA

Ayer publiqué un articulo que encontré en una página que se llama "MUJER NUEVA". Hoy he estado paseando un ratito por esta página, y la encuentro realmente excelente. Puse el "link" dentro del listado de PAGINAS Y BLOGS QUE VALEN LA PENA, y reproduzco abajo la descripción de esta página.

Sé que casi no hay tiempo para nada, pero robándome las palabras de un sacerdote que escribe en la web, esto sería "aprovechar un poco el tiempo que perdemos..."



¿Quienes somos?
Hoy en día la mujer necesita alcanzar el liderazgo que le corresponde en la sociedad de acuerdo a su verdadera identidad y misión."Mujer Nueva" es un grupo internacional de hombres y mujeres que busca crear y promover una corriente positiva de pensamiento y acción en favor de la mujer en el mundo actual.

¿Qué buscamos?
Buscamos que la mujer alcance el liderazgo transformador de la sociedad que le es propio:
*Afirmando sus valores específicos en el mundo profesional y del trabajo.
*Promoviendo y defendiendo su ser de madre, esposa y educadora.
*Creando espacios donde pueda aportar sus talentos en los diversos ámbitos de la vida de la sociedad.

FIESTA DEL SAGRADO CORAZON DE JESUS



Dios Padre se ha dignado concedernos, en el Corazón de su Hijo, «infinitos dilectionis thesauros», tesoros inagotables de amor, de misericordia, de cariño. Si queremos descubrir la evidencia de que Dios nos ama – de que no sólo escucha nuestras oraciones, sino que se nos adelanta –, nos basta seguir el mismo razonamiento de San Pablo: «El que ni a su propio Hijo perdonó, sino que le entregó a la muerte por todos nosotros, ¿cómo no nos dará con Él todas las cosas?» (Rom 8, 32).

La gracia renueva al hombre desde dentro, y le convierte – de pecador y rebelde – en siervo bueno y fiel (cfr. Mt 25, 21). Y la fuente de todas las gracias es el amor que Dios nos tiene y que nos ha revelado, no exclusivamente con las palabras: también con los hechos. El amor divino hace que la segunda Persona de la Santísima Trinidad, el Verbo, el Hijo de Dios Padre, tome nuestra carne, es decir, nuestra condición humana, menos el pecado. Y el Verbo, la Palabra de Dios es «Verbum spirans amorem» (S. Agustín), la Palabra de la que procede el Amor.

El amor se nos revela en la Encarnación, en ese andar redentor de Jesucristo por nuestra tierra, hasta el sacrificio supremo de la Cruz. Y, en la Cruz, se manifiesta con un nuevo signo: «uno de los soldados abrió a Jesús el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua» (Jn 19, 34). Agua y sangre de Jesús que nos hablan de una entrega realizada hasta el último extremo, hasta el «consummatum est» (Jn 19, 30), el todo está consumado, por amor.

En la fiesta de hoy, al considerar una vez más los misterios centrales de nuestra fe, nos maravillamos de cómo las realidades más hondas – ese amor de Dios Padre que entrega a su Hijo, y ese amor del Hijo que le lleva a caminar sereno hacia el Gólgota – se traducen en gestos muy cercanos a los hombres. Dios no se dirige a nosotros con actitud de poder y de dominio, se acerca a nosotros, «tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres» (Phil 2, 7). Jesús jamás se muestra lejano o altanero, aunque en sus años de predicación le veremos a veces disgustado, porque le duele la maldad humana. Pero, si nos fijamos un poco, advertiremos en seguida que su enfado y su ira nacen del amor: son una invitación más para sacarnos de la infidelidad y del pecado. «¿Quiero yo acaso la muerte del impío, dice el Señor, Yavé, y no más bien que se convierta de su mal camino y viva?» (Ez 18, 23). Esas palabras nos explican toda la vida de Cristo, y nos hacen comprender por qué se ha presentado ante nosotros con un Corazón de carne, con un Corazón como el nuestro, que es prueba fehaciente de amor y testimonio constante del misterio inenarrable de la caridad divina

Es Cristo que pasa, 162
Homilía pronunciada en la festividad del Sagrado Corazón de Jesús de 1966.

jueves, 29 de mayo de 2008

¡SONRIE, MUJER!


Nieves García

Todos soñamos con el día en el que no haya prisa para...llegar al trabajo, evitar el tráfico, entregar el trabajo de universidad o el informe mensual en el plazo previsto, pagar las deudas que nos presionan, llegar a la cita del médico...

Todo se hace con prisa y si no, da la impresión de que lo que hacemos no es importante. Y en este acelere de vida, donde el tiempo corre delante de nosotros sin que nunca lo alcancemos, no podemos permitirnos el lujo de sonreír a los otros, porque tenemos... prisa.

Pero el tiempo es la vida, y solo tenemos una. Vivirla entre seres humanos serios, y siempre con prisa, es una triste vida.

Todas las mujeres conocemos por experiencia personal, el poder de una sonrisa. La hija sonríe al padre para pedir un permiso; la esposa al marido para sugerir una iniciativa diferente; la joven para disculparse por su impuntualidad; la anciana para ocultar su dolor. Hay mujeres que sonríen por imagen, otras para anunciar una pasta de dientes. Algunas sonríen cuando se adula su vanidad, otras cuando necesitan un favor. Yo no sé si antes las mujeres sonreían más, pero tengo claro que nos ayudaría mucho, ahora, que lo hiciéramos más a menudo.

Una sonrisa femenina, a tiempo, evita el desahogo del malhumorado compañero y la posible discusión; otras veces destensa la reunión de trabajo, y hasta puede mudar un enojo en carcajada. La sonrisa de una mujer conquista personas, serena a los niños, da seguridad al anciano, motiva al marido indeciso. Leon Tolstoi decía que "el niño reconoce a la madre por la sonrisa, porque el hombre agradece desde niño la amabilidad".

La mujer tiene una especial capacidad para empatizar con el otro. Entiende mejor el corazón humano. Lo llaman intuición femenina. Su sensibilidad le permite “sufrir” con el otro, ponerse en lugar, compadecerse de verdad. Y cuando la mujer descubre al hombre indefenso, no puede evitar que ese sentimiento de ternura que le viene dado por su natural afectivo, la invada.

Entonces, sonríe, como una forma de decir al otro: no te preocupes, apóyate en mí. Esa sonrisa es un abrazo que acoge y da seguridad. La fortaleza de la mujer empieza cuando sonríe en los momentos tristes.

Para que la mujer sonría tiene que aprender a vivir “despacio”, sin dejarse atropellar por el torbellino de las circunstancias. Necesita tiempo para estar atenta a los otros, a los suyos...

Cuando los vea, descubrirá sus necesidades; y si las descubre, se entregará a remediarlas. La mujer es madre siempre. Entonces sonreirá pero lo hará desde dentro y su sonrisa tendrá luz.

Por eso, si alguien tiene que sonreír mucho, en el claroscuro mundo de hoy, es la mujer. Todos se lo vamos a agradecer.

martes, 27 de mayo de 2008

FOTOS DE LA VIRGEN IV

Estuve buscando una foto de la Virgen "negrita" y al fin la encontré. ¡Que linda! ¿verdad? Que bendición que cada uno pueda verla con los ojos del corazón...


¿NO LE GUSTA SU GUATEMALA?



Este texto circuló por los correos hace algún tiempo, está dirigido a los guatemaltecos, pero se aplica a todo el mundo. Nuestro planeta, nuestra sociedad, necesita de nuestra participación activa.

Cámbiela usted mismo! Y si no participa.... ¡NO SE QUEJE!

¿Encuentra absurdo el robo de camiones de carga, a veces hasta con asesinatos de los camioneros?
Solución: Exija la factura en todas sus compras.

¿Usted encuentra absurdo el desorden causado por los vendedores ambulantes?
Solución: Nunca compre nada a ellos. La mayor parte de sus mercaderías son productos robados, falsificados o contrabandeados.

¿Usted encuentra absurdo el enriquecimiento ilícito?
Solución: No lo admire ni lo practique; repúdielo y no dé mordidas; ni pequeñas ni grandes.

¿Usted encuentra absurda la cantidad de mendigos en los semáforos y/o en las calles, y/o en cada esquina?
Solución: Nunca les dé NADA. Canalice su ayuda solidaria directamente a las instituciones de su confianza. (PERO, SI NO CUMPLE CON LO SEGUNDO, NO SE SIENTA BIEN HACIENDO LO PRIMERO, NO SIRVE PARA JUSTIFICARSE, SEA HONESTO CONSIGO MISMO)

¿Usted encuentra absurdo que las lluvias inunden la ciudad?
Solución: Solamente tire papelitos y basura, EN LOS LUGARES DE BASURA. Barra su banqueta y si construye, no eche El RIPIO en las coladeras.

¿Usted encuentra absurdo que haya revendedores de entradas para espectáculos?
Solución: No les compre, aunque eso signifique perderse el evento. Mejor trate de comprar oportunamente.

¿Usted encuentra absurdo el tránsito en su ciudad?
Solución: Nunca cierre el paso, respete las normas. Estacione en los lugares habilitados, practique la técnica de paso uno por uno.

¿Usted considera alarmante el índice de criminalidad en este país?
Solución: Invierta en Guatemala si es empresario; trabaje con calidad, si es empleado y ambos paguen sus impuestos. No sea tramposo, ni lo permita a los demás. ¡Produzca con calidad! Con ello, podrá darle una educación de calidad a sus hijos y evitar la formación de delincuentes. No hay criminal que no salga de una familia.

¿Usted Encuentra terrible el problema de la drogadicción?
Solución: únicamente atienda bien a sus hijos y ni siquiera tendrá que vigilarlos.

SI USTED CONSIDERA QUE NINGUNA DE LAS COSAS ANTERIORES MEJORARÍA NUESTRA QUERIDA GUATEMALA, ENTONCES USTED ES PARTE DEL PROBLEMA Y NO DE LA SOLUCIÓN.

¡PIENSELO! Y FORME PARTE DE LA SOLUCIÓN, NO DEL PROBLEMA QUE AQUEJA A LA NACIÓN. LA SOLUCIÓN INICIA CON NOSOTROS. Y si no participa... ¡NO SE QUEJE!!

Estamos pasando por una etapa de falta de cultura ciudadana y de patriotismo. Necesitamos cambiar nuestro comportamiento para que podamos vivir en un país donde tengamos el orgullo de decir: YO SOY GUATEMALTECO O CHAPÍN.

Estando quieto, usted no contribuye con nada; por lo tanto, no puede reclamar. Practique los puntos con los cuales usted concordó e intente practicar también aquellos con los cuales no concordó.

Necesitamos mejorar nuestro país. Vamos todos a vivir con MORAL y ÉTICA y eso tiene que comenzar con cada uno de nosotros.

lunes, 26 de mayo de 2008

¡PÓNGANME ATENCIÓN!

¡Que risa! realmente así son los niños.... no digo más, creo que todos hemos visto un show de estos en vivo....

¡QUE ABURRIDO REPETIR LO MISMO!


Todavía quedan 6 días de mayo, mes de las madres y de Nuestra Madre... 6 días en los que podemos comenzar, aprender o enseñarle a alguien a rezar el rosario. En realidad se puede rezar todos los días del año, y nos lo ha pedido la Virgen, pero además, con especial devoción este mes.

A mi me encanta que mis hijos me digan todos los días que me quieren, pero creo que me daría mucha tristeza, si en el día de mi cumpleaños no me dijeran nada, aunque me lo digan el resto del año... igualmente no les creería que me quieren, si me lo dicen SOLO el día de mi cumpleaños.

-Pero, el rosario es muy aburrido.... se repite lo mismo, una y otra vez....
-¡A mi no me molesta que me digan que me quieren, una y otra vez!

Navegando por la red, encontré esta página
reza el rosario, y me encantó la manera cómo explican el por qué de rezar el rosario:


-¿me quieres?

-te quiero

-¡dímelo otra vez!


domingo, 25 de mayo de 2008

CORPUS CHRISTI


HOMILIA DEL PAPA BENEDICTO XVI, EN LA SOLEMNIDAD DEL CUERPO Y LA SANGRE DEL SEÑOR

Que pronunció en la tarde del jueves, solemnidad del Corpus Christi, al presidir la celebración eucarística en la plaza de la Basílica de San Juan de Letrán.
Roma, 22 mayo 2008.




Queridos hermanos y Hermanas:

Tras el tiempo fuerte del año litúrgico, que centrándose en la Pascua se extiende durante tres meses --primero los cuarenta días de la Cuaresma, después los cincuenta días del Tiempo Pascual--, la liturgia nos permite celebrar tres fiestas que tienen un
carácter "sintético": la Santísima Trinidad, el Corpus Christi, y por último el Sagrado Corazón de Jesús.

¿Cuál es el significado de la solemnidad de hoy, del Cuerpo y la Sangre de Cristo? Nos los explica la misma celebración que estamos realizando, con el desarrollo de sus gestos fundamentales: ante todo, nos hemos reunido alrededor del Señor para estar juntos en su presencia; en segundo lugar, tendrá lugar la procesión, es decir, caminar con el Señor; por último, vendrá el arrodillarse ante el Señor, la adoración que comienza ya en la misa y acompaña toda la procesión, pero que culmina en el momento final de la bendición eucarística, cuando todos nos postraremos ante Aquél que se ha agachado hasta nosotros y ha dado la vida por nosotros.

Analicemos brevemente estas tres actitudes para que sean realmente expresión de nuestra fe y de nuestra vida.

Reunirse en la presencia del Señor

El primer acto es el de reunirse en la presencia del Señor. Es lo que antiguamente se llamaba "statio". Imaginemos por un momento que en toda Roma sólo existiera este altar, y que se invitara a todos los cristianos de la ciudad a reunirse aquí, para celebrar al Salvador, muerto y resucitado. Esto nos permite hacernos una idea de cuáles fueron los orígenes de la celebración eucarística, en Roma y en otras muchas ciudades, a las que llegaba el mensaje evangélico: en cada Iglesia particular había un solo obispo y, a su alrededor, alrededor de la Eucaristía celebrada por él, se constituía la comunidad, única, pues uno era el Cáliz bendecido y uno era el Pan partido, como hemos escuchado en las palabras del apóstol Pablo en la segunda lectura (Cf. 1 Corintios 10,16-17).


Pasa por la mente otra famosa expresión de Pablo: "ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús" (Gálatas 3, 28). "¡Todos vosotros sois uno!". En estas palabras se percibe la verdad y la fuerza de la revolución cristiana, la revolución más profunda de la historia humana, que se experimenta precisamente alrededor de la Eucaristía: aquí se reúnen en la presencia del Señor personas de diferentes edades, sexo, condición social, ideas políticas. La Eucaristía no puede ser nunca un hecho privado, reservado a personas escogidas según afinidades o amistad. La Eucaristía es un culto público, que no tiene nada de esotérico, de exclusivo. En esta tarde, no hemos decidido con quién queríamos reunirnos, hemos venido y nos encontramos unos junto a otros, reunidos por la fe y llamados a convertirnos en un único cuerpo, compartiendo el único Pan que es Cristo. Estamos unidos más allá de nuestras diferencias de nacionalidad, de profesión, de clase social, de ideas políticas: nos abrimos los unos a los otros para convertirnos en una sola cosa a partir de Él. Esta ha sido desde los inicios la característica del cristianismo, realizada visiblemente alrededor de la Eucaristía, y es necesario velar siempre para que las tentaciones del particularismo, aunque sea de buena fe, no vayan en el sentido opuesto. Por tanto, el Corpus Christi nos recuerda ante todo esto: ser cristianos quiere decir reunirse desde todas las partes para estar en la presencia del único Señor y ser uno en Él y con Él.

Caminar con el Señor

El segundo aspecto constitutivo es caminar con el Señor. Es la realidad manifestada por la procesión, que viviremos juntos tras la santa misa, como una prolongación natural de la misma, avanzando tras Aquél que es el Camino. Con el don de sí mismo en la Eucaristía, el Señor Jesús nos libera de nuestras "parálisis", nos vuelve a levantar y nos hace "pro-ceder", nos hace dar un paso adelante, y luego otro, y de este modo nos pone en camino, con la fuerza de este Pan de la vida. Como le sucedió al profeta Elías, que se había refugiado en el desierto por miedo de sus enemigos, y había decidido dejarse morir (Cf. 1 Reyes 19,1-4). Pero Dios le despertó y le puso a su lado una torta recién cocida: "Levántate y come -le dijo--, porque el camino es demasiado largo para ti" (1 Reyes 19, 5.7). La procesión del Corpus Christi nos enseña que la Eucaristía nos quiere liberar de todo abatimiento y desconsuelo, quiere volver a levantarnos para que podamos retomar el camino con la fuerza que Dios nos da a través de Jesucristo. Es la experiencia del pueblo de Israel en el éxodo de Egipto, la larga peregrinación a través del desierto, de la que nos ha hablado la primera lectura. Una experiencia que para Israel es constitutiva, pero que para toda la humanidad resulta ejemplar. De hecho, la expresión "no sólo de pan vive el hombre, sino que el hombre vive de todo lo que sale de la boca del Señor" (Deuteronomio 8,3) es una afirmación universal, que se refiere a cada hombre en cuanto hombre. Cada uno puede encontrar su propio camino, si encuentra a Aquél que es Palabra y Pan de vida y se deja guiar por su amigable presencia. Sin el Dios-con-nosotros, el Dios cercano, ¿cómo podemos afrontar la peregrinación de la existencia, ya sea individualmente ya sea como sociedad y familia de los pueblos?


La Eucaristía es el sacramento del Dios que no nos deja solos en el camino, sino que se pone a nuestro lado y nos indica la dirección. De hecho, ¡no es suficiente avanzar, es necesario ver hacia dónde se va! No basta el "progreso", sino no hay criterios de referencia. Es más, se sale del camino, se corre el riesgo de caer en un precipicio, o de alejarse de la meta. Dios nos ha creado libres, pero no nos ha dejado solos: se ha hecho él mismo "camino" y ha venido a caminar junto a nosotros para que nuestra libertad tenga el criterio para discernir el camino justo y recorrerlo.

Arrodillarse en adoración ante el Señor

Al llegar a este momento no es posible de dejar de pensar en el inicio del "decálogo", los diez mandamientos, en donde está escrito: "Yo, el Señor, soy tu Dios, que te he sacado del país de Egipto, de la casa de servidumbre. No habrá para ti otros dioses delante de mí" (Éxodo 20, 2-3). Encontramos aquí el tercer elemento constitutivo del Corpus Christi: arrodillarse en adoración ante el Señor. Adorar al Dios de Jesucristo, que se hizo pan partido por amor, es el remedio más válido y radical contra las idolatrías de ayer y hoy. Arrodillarse ante la Eucaristía es una profesión de libertad: quien se inclina ante Jesús no puede y no debe postrarse ante ningún poder terreno, por más fuerte que sea. Nosotros, los cristianos, sólo nos arrodillamos ante el santísimo Sacramento, porque en él sabemos y creemos que está presente el único Dios verdadero, que ha creado el mundo y lo ha amado hasta el punto de entregar a su unigénito Hijo (Cf. Juan 3, 16).


Nos postramos ante un Dios que se ha abajado en primer lugar hacia el hombre, como el Buen Samaritano, para socorrerle y volverle a dar la vida, y se ha arrodillado ante nosotros para lavar nuestros pies sucios. Adorar el Cuerpo de Cristo quiere decir creer que allí, en ese pedazo de pan, se encuentra realmente Cristo, quien da verdaderamente sentido a la vida, al inmenso universo y a la más pequeña criatura, a toda la historia humana y a la más breve existencia. La adoración es oración que prolonga la celebración y la comunión eucarística, en la que el alma sigue alimentándose: se alimenta de amor, de verdad, de paz; se alimenta de esperanza, pues Aquél ante el que nos postramos no nos juzga, no nos aplasta, sino que nos libera y nos transforma.


Por este motivo, reunirnos, caminar, adorar, nos llena de alegría. Al hacer nuestra la actitud de adoración de María, a quien recordamos particularmente en este mes de mayo, rezamos por nosotros y por todos; rezamos por cada persona que vive en esta ciudad para que pueda conocerte e ti, Padre, y a Aquél que tú has enviado, Jesucristo.

Y de este modo tener la vida en abundancia. Amén.

sábado, 24 de mayo de 2008

FOTOS DE LA VIRGEN III

Hoy es el día de la Iglesia en China. Seguro Nuestra Madre es como a nosotros nos parezca más linda....

Esta imágen es de un artista no cristiano que se llama Gary Chu, de Macao. La publicó hace un año don Enrique Monasterio en su blog.


jueves, 22 de mayo de 2008

FOTOS DE LA VIRGEN

Como siempre, no soy para nada original. Encontré entre los posts de don Enrique unas estampas de la Virgen TAN bonitas, que no me puedo resistir a "robarmelas"....

Hoy pongo esta... María debe haberse comido a besos a Jesús cada vez que podía, si nos dejamos, y nos hacemos niños, ¡seguro nos besa igual!

miércoles, 21 de mayo de 2008

UN ADELANTO DEL CIELO

Martha Morales
Anecdonet

Ocurrió durante un mes de voluntariado en las vacaciones de verano. Cuando llegamos a Nairobi (Kenya) nos preguntábamos cómo nosotros, inexpertos universitarios, podríamos ayudar en aquella África sucia, polvorienta y calurosa. Quizá arreglando tejados..., pero no teníamos experiencia en construcción.

Quizá pintando un colegio... pero no sabíamos de pintura. Lo que sí teníamos claro era nuestra intención de darnos totalmente a los demás. Sin embargo, recibiríamos mucho más de lo que logramos dar: tuvimos la suerte de entrar en contacto con el Tercer Mundo, a través de un alojamiento para niños moribundos de las Hermanas de la Caridad en Nairobi.

Todos entramos en aquella casucha, un tugurio sin muebles, con poca luz. Contrastaban las hamacas llenas de niños enfermos y lloriqueando con los limpísimos trajes talares blancos y azules de las Hermanas de la Caridad, que rebosaban alegría. Yo me quedé bloqueado, en mitad de la habitación. Nunca había visto nada así. Mis compañeros universitarios se esparcieron por las estancias, siguiendo a distintas monjas, que requerían su asistencia.

Una hermana me preguntó en inglés:
— ¿Has venido a mirar o quieres ayudar?
Sorprendido por tan directa pregunta y en estado de sopor, balbucié:
— A ayudar...
— ¿Ves a ese niño de allí, el del fondo que llora?
Lloraba desconsoladamente, pero sin fuerza.
— Sí, ése (le dije señalándolo).
— Bien: tómalo con cuidado y tráelo. Lo bautizamos ayer. Lo noté con una fiebre altísima. El niño tendría un par de años.
— Ahora tómalo y dale todo el amor que puedas...
— No entiendo... –me excusé
— Que le des todo el cariño de que seas capaz, a tu manera... –Y me dejó con el niño.
Le canté, lo besé, lo arrullé... dejó de llorar, me sonrió, se durmió...
Al cabo de un rato busqué llorando a la hermana:
— Hermana: no respira...
La monja certificó su muerte:
— Ha muerto en tus brazos... Y tú le has adelantado quince minutos con tu cariño el amor que Dios le va a dar por toda la eternidad.

Entonces entendí tantas cosas: el cielo, el amor de mis padres, el amor de Jesús, los detalles de afecto de mis amigos...: mi viaje a Kenya supuso un antes y un después en mi vida.

Ahora sé que todos tenemos "kenyas" a nuestro alrededor para dar amor cada día.

martes, 20 de mayo de 2008

ABRIRSE A LA VIDA

Lo que viene a continuación no es 100% producto de mi ingenio... pero si le agregué algunos pincelazos.


Estábamos sentados a la hora de almuerzo, cuando mi hija, casualmente mencionó que ella y su marido estaban pensando “abrirse a la vida”. “Estamos haciendo una encuesta”, bromeó, “¿tu crees que deberíamos tener hijos?”

“Te va a cambiar la vida” dije yo, manteniendo un tono neutral. “ya se” dijo ella, “no más dormir el fin de semana, no más vacaciones espontáneas, pero no era eso a lo que yo me refería".
Miré a mi hija, tratando de decidir qué decirle. Quería contarle que las heridas físicas de tener hijos sanarían, pero, si Dios le concedía convertirse en madre le dejaría una herida emocional tan grande que la dejaría para siempre vulnerable.

Miré sus manos con manucure y su perfecto traje de dos piezas y pensé que sin importar cuán sofisticada es ella, convertirse en madre la reducirá al nivel más primitivo donde lo más importante es proteger a su crío. Que el llamado urgente de “¡mamá!!!” le hará quebrar su fuente de cristal más fino sin siquiera dudarlo.

Me gustaría advertirle que sin importar cuántos años ha invertido en su carrera, serán descarrilados por la maternidad. Podrá contratar una nana, pero algún día tendrá que ir a una importante reunión y recordará el dulce olor de su bebé. Tendrá que endurecer su corazón para no volver corriendo a casa, solo para asegurarse de que están bien.

Quería decirle a mi hija que las decisiones comunes de cada día ya no serán rutina, Que la decisión de un niño de 5 años de ir al baño de varones en un restaurante, en vez de el de mujeres será un problema gigante.

Mirando a mi atractiva hija, le quería asegurar que eventualmente perderá los kilitos de más de los embarazos, pero nunca más se sentirá igual consigo misma. Que su vida, ahora tan importante, pasará a segundo plano una vez que su bebé haya nacido. Ahora que ella daría su vida en un momento por salvar a su bebé, también comenzará a pedir por más años de vida, no para cumplir sus sueños, sino para ver los de sus hijos cumplidos.

Quería decirle que la cicatriz de las cesáreas y las estrías se convertirían en sus medallas de honor. Que de ahora en adelante su corazón estaría para siempre afuera de ella. La relación de mi hija y su esposo cambiará, pero no de la manera que ella piensa. Ojala ella entendiera cuánto más se puede amar a un hombre que es cuidadoso para poner talco a su bebé o que siempre tiene tiempo para jugar con él. Quiero que sepa que se volverá a enamorar de su marido por razones que ahora encontraría muy poco románticas.

Quiero describirle a mi hija la felicidad que se siente al ver a los hijos aprender a andar en bicicleta, capturar para ella la risita divertida de un bebé cuando toca por primera vez el pelaje de un perrito o un gato…

La mirada interrogante de mi hija me hizo notar lágrimas en mis ojos. “Nunca te arrepentirás”, dije finalmente. Me acerqué a ella, apreté sus manos y le desee lo mejor, al abrirse a la vida recibirían el más maravilloso regalo de todos: PARTICIPAR CON DIOS, DEL AMOR QUE DA VIDA.

LO QUE HACE PECAR A UN NIÑO, TAMBIEN HACE PECAR A UN ADULTO...

Me quedé pensando, que ayer puse que si alguien va con niños a ver la película de Iron Man, llegue 5 minutos tarde pues al inicio sacan una escena de sexo que no tiene NINGUNA relación con la trama....

Pensandolo bien, es recomendable llegar 5 minutos tarde, CON O SIN niños.

lunes, 19 de mayo de 2008

IRON MAN

Esta película me encantó porque muestra muy claramente lo bueno, como bueno y lo malo, como malo.... no hay confusiones. La fui a ver con mis hijos de 10 y 11 años y salieron encantados. Personalmente opino que está un poco más violenta de lo que me gustaría, y recomiendo que si van con niños traten de llegar 5 minutos tarde. Hay al inicio una escena de sexo que no tiene NADA que ver con la trama de la película.

El comentario que sigue, lo saqué de la página de don Luis de Moya.

IRON MAN: ALGO DIFERENTE, PERO EN BUENA LINEA

Arrasando en taquillas, el playboy Tony Starck aprende a crecer en responsabilidad y asumir sus retos.Hay algo en Iron Man que es diferente, algo ausente en la mayoría de apuestas anteriores y es su capacidad para entretener.

ForumLibertas.com

El ritmo que John Favreau le imprime al filme es extraordinario y muchos de los lugares comunes de este tipo de pelis son revisitados con éxito. Se puede decir que nada chirría en Iron Man.
Robert Downey Jr. está perfecto en su papel de Hombre de Hierro. El politoxicómano actor da vida a un genio multimillonario y excéntrico mucho más parecido a la versión ultimatizada del personaje parida por Mark Millar que al Tony Stark clásico que conocimos en los tebeos de toda la vida.
La pasión que ambos (personaje y actor) demuestran en ciertos momentos por el alcohol es prácticamente evitada en la película, aunque no borrada del todo ya que la primera toma de la peli nos muestra al mítico Downey Jr. con un whisky en la mano
Las peleas superpresupuestadas no resultan demasiado confusas en esta ocasión, detalle muy de agradecer. Y es interesante la extraña relación entre Tony y su secretaria Pepper Potts. Gwyneth Paltrow está realmente impresionante. Guapísima de pelirroja y ejecutando con naturalidad el papel de abnegada y sempiterna enamorada del héroe despistado. Muchos dirán que es una relación sentimental con más gancho que la de Parker con Mary Jane en Spiderman o, por supuesto, el soso matrimonio Richards en Los 4 Fantásticos.
Jeff Bridges está muy bien en el papel de villano, aunque sea algo previsible saber quién va a ser el malo.
Iron Man, la película, es bastante fiel al personaje del papel. Retoma los orígenes del héroe (contados en mil y un ejercicios de retrocontinuidad) y los readapta de forma convincente.
Por otro lado el uso de la tecnología está presentado de forma creíble y convincente dentro del marco del personaje que tenemos entre manos. Es una de las mejores películas de esta nueva hornada de superhéroes y vale la pena esperar una más que previsible segunda parte.

domingo, 18 de mayo de 2008

HOMENAJE A MADRES EJEMPLARES V

Esta es una de esas madres "sobrenaturales"....

IRENA SENDLER
http://www.fluvium.org/

"No se plantan semillas de comida. Se plantan semillas de bondades. Traten de hacer un círculo de bondades, éstas las rodearán y las harán crecer más y más". Irena Sendler

No conocía nada de la vida de Irena Sendler hasta que hace no mucho tiempo un amigo me envió un PowerPoint sobre esta maravillosa mujer.

La vida de Irena Sendler, la madre de los niños del Holocausto, es sin duda un ejemplo de humildad y de coraje digno de admiración y respeto.

Esta mujer valiente –que no se reconocía una heroína porque, según decía, "podría haber hecho más, y este lamento me seguirá hasta el día en que yo muera"–, arriesgó su vida durante la ocupación nazi para salvar la vida a más de dos mil quinientos niños judíos. Gracias a su estatus de enfermera se las ingenió para rescatar a los niños del gueto judío de Varsovia en cubos de basura, en ataúdes, con supuestas enfermedades contagiosas como el tifus,… y los repartía por familias y conventos católicos de Europa. Para llevar el control y al acabar la guerra, poder devolverles a sus autenticas familias, Irena escondía los nombres de los niños y la identidad de sus nuevos padres en botes de conserva, que luego enterraba bajo un manzano frente a los barracones de los alemanes cercanos a su casa.

Torturada por la GESTAPO, ella nunca reveló el paradero de los niños. Cuentan que lo único que le mantenía con vida en esa situación fue una estampita ajada de Jesús Misericordioso con la leyenda: "Jesús, en vos confío"; la conservó consigo hasta el año 1979, momento en que se la obsequió a Juan Pablo II. Y seguramente el rostro del Señor lo veía en las caritas de esos niños hambrientos y asustados.

Ella siempre prefirió mantenerse en el anonimato, porque como decía: "Yo no hice nada especial, sólo hice lo que debía, nada más".

Pero años más tarde, gracias al trabajo de investigación de unos jóvenes estudiantes norteamericanos, su historia apareció en los periódicos. Al ver su foto muchos de esos niños reconocieron a Jolanta y no tardaron en ponerse en contacto con ella para decirle: "Recuerdo tu cara… soy uno de esos niños, te debo mi vida, mi futuro y quisiera verte…".

Hoy, sin duda, Jolanta habrá sido recibida con miles de besos a las puertas del cielo. Cientos de padres y madres le habrán abierto las puertas de par en par por haber salvado la vida de sus hijos arriesgando la suya propia.

Y seguramente todos ellos junto a Jolanta , hoy, también toman prestadas las palabras de Juan Pablo II en su saludo a los participantes del 60° aniversario de la insurrección de Varsovia : "Pido a Dios que, con su gracia, haga cada vez más noble el corazón de todos los polacos, para que el recuerdo de las gestas heroicas de nuestros antepasados no sea sólo una evocación de la historia remota, sino también un ejemplo estimulante de amor a la patria que, incluso en tiempos de paz, se exprese poniendo el bien común por encima de los intereses personales".

sábado, 17 de mayo de 2008

DIA INTERNACIONAL DE LA FAMILIA

Hace dos días fue el día internacional de la familia, me dí cuenta cuando en la noche, mi hija Valentina, de 5 años me dijo: mami, no me has deseado feliz día de la familia!".

Todo el mundo le desea feliz día a las madres, a los padres, a los niños.... ¿y la familia? Se conoce el día de la familia, y en algunos lados hacen alguna propaganda, pero en realidad, ¿se le da la importancia, el valor que tiene?

Ya lo había puesto en un post anterior: la familia es " ...una entidad superior y distinta, que es el verdadero fundamento de la sociedad. Los pueblos no tienen su apoyo en los individuos sueltos, porque los fines de éstos son muy limitados, sino en los hogares donde se cumplen todos esos mismos fines, y, además, otros como la procreación, la educación, la formación de patrimonios colectivos, la transmisión de los prestigios profesionales, la hospitalidad, la ejemplaridad y otros ..."

Es el lugar en el que se enseña a las personas a compartir, a entregarse alegremente en servicio de los demás, donde se ayuda al débil, y se consuela al triste; donde se posterga el agrado ante la obligación..... desinteresadamente. La sociedad está urgida de familias unidas en las que reine el amor, y no familias que simplemente vivan juntas, en función de intereses personales y la utilidad de cada miembro.

Hoy en día la sociedad está patas arriba, y eso es porque las familias están a su vez patas arriba. El origen de esta crisis está en los matrimonios. Los jóvenes se casan sabiendo que tal vez se divorcien. La gente no está dispuesta a pasar la más mínima incomodidad, se espera recibir, recibir y recibir..... ¿quién quiere dar? Creo que "dar" desaparecerá pronto del diccionario.

A eso sumamos otros problemas: bajo la bandera de la "libertad" y el "respeto", ya se le permitía a parejas homosexuales adoptar niños... Me quedé boquiabierta cuando ayer leí en las noticias de Yahoo que en California decretaron válido el "matrimonio" homosexual, creo que son el segundo o tercer estado de los Estados Unidos que legalizan estas uniones.

El mundo necesita familias unidas y matrimonios sólidos, que sostengan firmemente la sociedad. Ninguna estructura que tenga aspiraciones de mantenerse en pie mucho tiempo, puede ser sostenida solamente por tuercas, ni solamente por tornillos.... necesita un buen tornillo, sujetado por una buena tuerca, que la mantenga firme a lo largo de mucho tiempo.

jueves, 15 de mayo de 2008

LA CRUCETA DE DIOS

Hoy conocí a una madre ejemplar, sé que va a ver esto eventualmente, pero no le pedí permiso para poner su nombre. Su hijita, un angelito de 2 años y pico, lleva 45 días en el intensivo, luchando por vivir. Me contó que muchos le han dicho que Dios la está probando.... no sé si será una prueba, lo que sé es que esa madre, su hija y el resto de la familia, están entre los favoritos de Dios. Creo que al fin encontré una oportunidad para ventilar mi teoría acerca de las dificultades.... si no han visto una cruceta por atrás, necesitarán verla para traducir mi pensamiento....


No recuerdo desde cuándo me inmagino la vida de cada uno como un lienzo en el que Dios va bordando con cruceta (punto de cruz). El nos deja ver el "revez". El lado bueno, solamente lo ve "EL".

Muchas veces, nos sentimos frustrados ante un nudo o un hilo suelto, o absolutamente confundidos cuando vemos los hilos pasar de un lado a otro, sin entender por qué, cuando el camino lógico parecía otro. Notamos que cambia el color, vemos grandes espacios vacíos......

Dios tiene planeado hacer de cada uno un lindo bordado, y depende de nosotros, dejarnos hacer el nudo.... parece un problemón, tan difícil de solucionar, pero resulta ser el ancla que hace que no sigamos "de largo". Vemos que el hilo va en una dirección, y, ¡zaz! nos pasan para el otro lado, o nos cambian el color.

El bordado pretende ser una obra de arte, si uno se deja. Ya llegará el día, en que nos dejen ver el frente completo, y podremos apreciar mucho más plenamente nuestro bordado. Y entenderemos, que aquella dificultad, el problema que parecía el fin del mundo, la enfermedad de un ser querido, el terrible cambio repentino de planes, etc. eran parte del plan de Dios para bordar nuestro lienzo.

Las dificultades nos afianzan, los sufrimientos le dan más color a nuestro bordado.... no son un castigo ni una prueba, sino Dios, que nos ama con locura y no quiere un bordado soso, sino un fino gobelino.

martes, 13 de mayo de 2008

HOME-MADE BROWNIES

Por el título, parece que estamos hablando de una receta, pero en realidad, es una historia muy buena que me mandaron ayer, y que seguro ya muchos leyeron.

La idea está excelente, aunque espero que mis hijos tengan suficiente con leer la historia, y no me obliguen a hornear estos brownies.

Estaba en "english", así que hice lo que pude por traducirla lo más fielmente posible.


Dos adolescentes llegaron a donde su papá para pedirle permiso de ir al cine a ver una película que TODOS sus amigos habían visto.

Luego de buscar un poco de información en internet acerca del largometraje, el padre negó el permiso.
-"¿por qué no?" se quejaron las dos chicas, "¡está calificada PG-13, y las dos somos mayores de trece!"

-"pues, porque la película contiene escenas inmorales que se muestran como conductas normales y aceptables, lo siento, no pueden ir", contestó el padre

-"¡pero, papiiiiii!, todos nuestros amigos dicen que solo son unas partes muuuy cortitas. La película dura más de dos horas y esas escenas apenas duran unos pocos minutos, está basada en una historia real, y al final el bien triunfa sobre el mal. Además tiene otros mensajes muy positivos como coraje para afrontarlas dificultades y sacrificio de uno mismo por los demás. ¡Las críticas de internet lo dicen!"

-"Lo siento, mi respuesta final es no. Si quieren, pueden invitar a sus amigos a casa, y ver alguna de las películas que tenemos acá, pueden pedir unas pizzas y hacer palomitas de maíz, yo invito; pero no van a ir al cine a ver esa película. Fin de la discusión."

Las dos chicas, caminaron furiosas y se sumergieron en el sofá de la sala de estar. Mientras se quejaban de su desgracia, se sorprendieron al oír a su padre preparando "algo" en la cocina. En pocos instantes, reconocieron el agradable aroma que despiden los "brownies" cuando están siendo horneados.

Una de las niñas le dijo a la otra: -"Seguro papá debe estar con cargo de conciencia, y nos estará tratando de compensar horneándonos unos deliciosos pastelitos. Tal vez, si cuando nos los traiga, le damos las gracias con besos y abrazos, se le ablande el corazón y nos deja ir al cine después de todo."

Las chicas no quedaron decepcionadas. Poco después se apareció el padre en la sala familiar con un plato lleno de sabrosísimos brownies recién horneados. Las niñas tomaron uno cada una.

Luego el padre dijo:

-"Antes de que coman, quiero decirles que las quiero muchísimo a las dos." Ellas se vieron una a la otra con ojos pícaros.....papá se estaba ablandando... "es por eso que preparé estos pastelitos con los mejores ingredientes, algunos incluso son 'orgánicos'; la mejor harina, los mejores huevos puestos por gallinas de corral, azúcar orgánica, vainilla pura de vainas frescas, el mejor chocolate belga."

Los brownies se veían muy apetitosos, y las niñas se estaban poniendo impacientes ante el largo discurso del padre. -"Pero tengo que ser muy, muy sincero con ustedes: hay UN ingrediente en esos brownies que no se encuentra dentro de la receta... lo traje de nuestro propio jardín... pero no se preocupen, porque solo le puse un poquititito..."

-"Papá, ¿podrías decirnos cuál es ese ingrediente misterioso?"

-"¿Para qué? la cantidad que le agregué es muy pequeña, solamente una cucharadita, ni lo van a sentir... ¡además es orgánico!"

-"Vamos, papi, dínos ¿qué le pusiste?"

-"Bueno, si insisten: le puse 'popó' de perro"

Las chicas tiraron instantáneamente los pastelitos., y comenzaron a examinar sus dedos con horror y asco... -"¡PAPA! ¿por qué hiciste eso? ¡Nos has torturado durante todo este tiempo con el delicioso aroma del horno, y ahora nos traes esto con "popó" de perro! ¡Definitivamente NO podemos comer 'ESO'!"

-"¿Por qué no? la cantidad de popó es apenas un poquito comparado con el resto de los ingredientes, no creo que les haga mal, además tiene la misma consistencia que los brownies, ¡ni lo van a sentir! ¡Vamos, den una probadita...!"

-"No papá, ¡NUNCA, QUE ASCO!"

-"Bueno, pues ésta es la MISMA razón por la que no quiero que vean esa película. Si no pueden tolerar un poquíto de popó de perro en sus pastelitos, ¿por qué pueden tolerar un poquito de inmoralidad en una película? Todos los días le pedimos a Dios: 'no nos dejes caer en tentación...', así que no es posible que en consiente uso de nuestra razón, desperdiciemos nuestro tiempo entreteniéndonos con algo que dejará una imagen que ofende al Señor en nuestra mente, llevándonos a ocasiones de tentación, aún tiempo después de haber visto la película."

MARIA, NUESTRA MADRE

Hace unos días, comencé un pequeño homenaje a algunas madres ejemplares, mujeres santas, que estuvieron casadas y tuvieron hijos, y que lograron vivir de acuerdo a lo que Dios les pedía, superando múltiples dificultades heroicamente.

Dentro de lo que he leído ultimamente, descubrí que ser madre no es algo que uno decide y planifica, como en una lista de pendientes para la vida. Si, a veces Dios permite que creamos que estamos decidiendo tener hijos, pero la realidad, es que a hay muchas parejas que quieren tener hijos y no pueden.... ni siquiera con los avances de la ciencia más avanzados y que en algunos casos retan a Dios.

Tener hijos, ser madre, es un regalo del cielo. Los hijos son siempre una bendición, y en todas las culturas siempre se han tenido como eso: una bendición de Dios.

Yo creo que Dios nos manda hijos de dos maneras: la primera, que sería la natural, en la que se gesta una vida 9 meses en nuestro vientre; y la segunda, que yo llamaría sobrenatural, en la que la gestación se da en nuestro corazón. Los hijos, con o sin nuestros genes, son hijos, y daríamos la vida por ellos, hayan o no nacido físicamente de nosotras.

Bajo este esquema, María, es la mujer más bendita de toda la historia, y tiene tantos hijos como habitantes en la tierra por toda la historia de la humanidad. Uno "natural", y cuántos millones y millones de hijos "sobrenaturales", o sea, que es la madre más madre que existe. Por lo tanto, el mes de la madre, sería en primerísimo lugar, mes de María.

Justamente hoy hace 91 años, en plena I Guerra Mundial, se apareció la Virgen en Portugal, a 3 pastorcitos (no me había percatado de sus edades, hasta ahora) de 7, 9, y 10 años. La Virgen de Fátima, (que no es otra Virgen, sino la misma de siempre, pero con otra ropa, digamos), les pide a estos tres niños que recen y hagan penitencia, para agradar a Dios y pedir la paz del mundo. Eso mismo nos pide a todos.

Ya van 13 días del mes de mayo, pero todavía quedan 18, en los que podemos rezar el rosario. Se reza en 15 minutos, yo paso muchísimo más que eso en el carro, yendo y viniendo de recoger niños del colegio o la clase de baile, de fut, etc., y creo que casi todas las mamás de hoy también.

María que es nuestra madre, no nos negará nada de lo que le pedimos, si lo pedimos con fe, siempre que lo que pidamos sea para nuestro Bien. Cuando Jesús hace el milagro de convertir el agua en vino en aquella boda, Jesús ya le había dicho que no, pero ella insistió, y Jesús la complace. Me quedo pensando que ese milagro fue 100% material, era una fiesta y se quedaron sin vino, les hizo el milagro para salvarlos de la vergüenza de ser para siempre "los que se quedaron sin vino en plena fiesta de la boda..." Así que podemos pedirle de todo, material o espiritual.

Por último, una consideración: a Ella le encanta que le pidamos cosas, pero como a todas las madres también le gusta que le demos las gracias, aunque nunca nos lo pida.

lunes, 12 de mayo de 2008

NADA MAS TRASCENDENTAL QUE SER MAMA


Durante 27 años de mi vida me tragué el cuento de que la mujer tenía que realizarse fuera de la casa. Había que estudiar y luego trabajar mucho y subir la escalera corporativa en alguna empresa. Teóricamente eso me daría mucha felicidad y satisfacción. Y así lo hice. Terminé la Universidad y tomé un trabajo en una empresa multinacional. Después de cuatro años trabajando de sol a sol, porque entraba a las 9 de la mañana, pero no sabía a qué hora iba a salir, conocí a una persona que me tiró un balde de agua fría.

Después de escuchar toda mi cátedra de lo importante que era que las mujeres trabajaran para sentirse realizadas, porque cambiar pañales no era suficiente para nuestro intelecto, él me dijo:
“Que bueno que hay mujeres como tú, que trabajan para hacer una diferencia, pero yo no veo un trabajo que haga más diferencia y que sea más trascendental que el ser mamá. Ahí haces la diferencia, en educar a personas honradas y que ayuden a salir adelante al país. El trabajo de ser mamá es de gran importancia en el mundo, en una empresa siempre serás útil, pero nunca serás indispensable; en una familia una madre es indispensable”.

En ese momento sentí que toda mi existencia era superficial. En ese momento todo lo que yo había creído durante TODA MI VIDA se venía abajo y se me presentaba la realidad en crudo.

Al poco tiempo me casé con ese hombre. Tomamos la decisión de que después de que naciera nuestro primer hijo, yo podría elegir regresar a trabajar o no hacerlo. Pero recuerdo como si fuera ayer, cómo mi hija a la edad de tres meses lloraba, pero al verme entrar al cuarto dejó de llorar y sonrió… en ese momento me di cuenta de que NADA, ABSOLUTAMENTE NADA QUE YO HICIERA EN UNA OFICINA ME DARÍA ESA SATISFACCIÓN. Esa satisfacción de ser necesitada y amada por una personita tan vulnerable.

Fue una decisión difícil, ya que todos incluso familiares cercanos me decían: “para qué estudiaste tanto para cambiar pañales…”
Claro que los años han pasado y probablemente ya no seré tan necesaria como lo era cuando mis hijos eran chicos, pero con una buena preparación y fuerza de voluntad, lograré insertarme nuevamente en el ámbito del trabajo.

Aunque insisto que nunca tendré la satisfacción que tengo cuando mis hijos me llaman MAMÁ.
Marina Galzerano

domingo, 11 de mayo de 2008

HOMENAJE A MADRES EJEMPLARES IV

Beata Isabella Canori Mora

http://www.aciprensa.com/

Por un minuto piensa en las personas que viven en tu vecindario. ¿Podrías llamar a alguno santo? Hubo un barrio en Italia donde efectivamente una santa vivía en la casa contigua. La beata Isabella Canori Mora quien llevó su vida de madre y esposa a la plena conformación con Cristo en la cotidianeidad y en la adversidad de tener un esposo que la maltrataba.

Nació en Roma el 21 de noviembre de 1774. Hija de Tommaso y Teresa Primoli, en el seno de una familia de posición acomodada, profundamente cristiana y diligente en la educación de sus hijos.
Estudió con las Hermanas Agustinas de Cascia (1785-88), donde destacó por su inteligencia, una profunda vida interior y su espíritu de penitencia. De regreso a Roma, tuvo una vida tranquila hasta que en 1796 -cuando tenía 21 años- se casó con el joven abogado romano Cristóforo Mora.

Para ella, el matrimonio fue una decisión reflexionada, madura, pero después de algunos meses, la fragilidad psicológica de Cristóforo comprometió la serenidad de la familia. Convirtió a una mujer de mal vivir en su amante y a medida que pasaba el tiempo, humilló y abusó de su esposa en distintas formas, no ejerció más la abogacía, y gastó tanto dinero en sus aventuras que terminó llevando a su esposa e hijas a la extrema pobreza y una creciente deuda.

A la violencia física y psicológica de su esposo, Isabella respondió siempre con absoluta fidelidad. Nunca puso excusas, conveniencias o intereses para justificar un abandono de su hogar, para ella sólo primaba el código de fidelidad de amor y rendición total.

Isabella trató a su marido con paciencia gentil, ofreciendo penitencias y oraciones por su conversión. Nunca pensó en separarse de él, a pesar de los consejos de familiares y amigos. En vez de esto, siempre amó, apoyó y perdonó a su esposo esperando su conversión.

En 1801 sufrió una misteriosa enfermedad que la puso al borde de la muerte. Se curó de forma inexplicable y tuvo su primera experiencia mística. Esta es una vidente italiana de las tribulaciones de los últimos tiempos de la Iglesia, que fue favorecida con los dones de la visión y de la profecía. El Señor le hizo alcanzar la madurez para recibir las visiones y las ilustraciones sobre el destino de la Iglesia. Recibió en forma clara los estigmas de la pasión de Cristo, y en sus visiones vio las tremendas batallas que tendrá que sostener la Iglesia en los últimos tiempos bajo el poder de las tinieblas.

Tuvo cuatro hijos, pero los dos primeros murieron a los días de nacer. Con el abandono de su esposo, fue forzada a vivir trabajando con sus propias manos para seguir al cuidado de sus hijas Marianna y Luciana. Dedicó mucho tiempo a la oración, los pobres y los enfermos.

Su hogar pronto se convirtió en un punto de referencia para mucha gente en busca de ayuda material y espiritual. Se dedicó especialmente a cuidar de las familias en necesidad. Para ella, la familia implicaba dar un espacio a cada persona, un lugar que dé frutos de vida, fe, solidaridad y responsabilidad.

La familia, para ella, era el templo en el que recibía al "al amado Señor, Jesús de Nazaret" y a todos los que se dirigían a ella. A través de la auto negación, Isabella ofrecía su vida por la paz y la santidad de la Iglesia, la conversión de su esposo y la salvación de los pecadores.

En 1807 Isabella se unió a la Orden terciaria Trinitaria. Respondió con dedicación a la vocación al matrimonio y la consagración secular. Sus admirables virtudes humanas y cristianas así como la fama de su santidad se difundieron a través de Roma, Albano y Marino, donde ganó fama de santidad.

En 5 de febrero de 1825, mientras era asistida por sus dos hijas, Isabella falleció. Fue enterrada en Roma en la iglesia trinitaria de San Carlino alle Quattro Fontane. Poco después de su muerte, como ella misma predijo, su esposo se convirtió uniéndose a la Orden Terciaria Trinitaria y después se ordenó sacerdote de los franciscanos conventuales. Murió el 9 de setiembre de 1845 y fue enterrado en la iglesia de los franciscanos conventuales de Sezze.

Fue beatificada junto al joven mártir Zaire Isidore Bakanja, y a otra madre italiana santa, Gianna Beretta Molla, por el Papa Juan Pablo II el 24 de abril de 1994, en el Año Mundial de la Familia. Su fiesta se celebra cada 4 de febrero.

sábado, 10 de mayo de 2008

TUS HIJOS SERÁN MIS ACREEDORES

Siempre, luego de que las circunstancias la obligaran a decir muchas veces "NO" y otras muchas "SI", una madre le dijo a su hija adolescente: "Tus hijos serán mis acreedores". La niña no entendió en absoluto el significado de aquellas palabras.

Durante varios años, se repitieron los "NO" y los "SI": NO a esta fiesta en la que el ambiente no sería adecuado, NO a esa salida cuando estaban próximos los examenes del cole, NO a esas juntas que la madre intuía de mala influencia, NO a irse a ese viaje en el que seguro no habría oportunidad de ir a Misa el domingo, NO a la tele en el cuarto, NO a comprar aquel artículo innecesario, NO a tomar gaseosas entre semana, SI comete todas las verduras, SI haz todas las tareas antes de salir jugar con los amigos, SI comparte tus cosas con tus hermanos, SI a ayudar a lavar los platos después de la cena, SI a hacer bien la tarea cuidando los pequeños detalles, SI a rezar todos los días antes de ir a dormir, SI a regresar a casa a una hora en punto..., y luego, las mismas palabras: "Tus hijos serán mis acreedores".....

Repetidas ocasiones, la chica pensó que tenía la peor madre sobre la faz de la tierra, y le daba envidia ver a sus amigas vestidas a la última, en todas las fiestas, hasta entrada la madrugada. Ellas no tenían encargos en su casa, ni se las fastidiaba revisando si habían hecho la tarea, de hecho les tenían tanta "confianza", que nunca las acosaban con horarios o reglas.

Pasaron algunos años, y la niña creció y tuvo sus propios hijos, y aquellas palabras comenzaron a cobrar sentido.....

Dar a los hijos lo que necesitan, requiere un extraordinario esfuerzo, un sexto sentido que no se adquiere hasta que se es madre, un valor y habilidad que no vienen sino de Dios.

Cuando se es madre, una adquiere la habilidad de hacer todo con una sola mano; se logra dormir escasas 4 o 5 horas por la noche, por etapas, porque tiene un bebé recién nacido, y luego levantarse con una sonrisa temprano para hacer el desayuno y preparar la lonchera de los otros hijos; se adquieren múltiples profesiones: una puede ser al mismo tiempo abogado, doctor, maestra, chef, chofer, peinadora, entrenadora de fut, psicóloga, costurera, científica.....

Cuando se es madre uno sufre cuando el hijo sufre, y se alegra cuando los hijos se alegran. Uno no puede cerrar los ojos hasta que el hijo adolescente regresa de la fiesta, y no se acuesta a dormir hasta que le ha preguntado cómo le fue. Uno tiene un sexto sentido y sabe cuando algo anda mal, y sería capaz de cambiar su vida por la de su hijo enfermo....
Y, con algo de esfuerzo, una "mala" madre y mucha ayuda de Dios, uno logra repetir aquellos NO y aquellos SI, sabiendo que una buena madre no da todo lo que los hijos quieren, sino todo lo que necesitan... y cuando ellos también tengan la sensación de que somos las peores madres del mundo, podamos repetirles lo que dijo aquella madre: "Ahora no me entiendes, pero todo lo hago porque te amo, y estoy segura que tus hijos serán mis acreedores".

viernes, 9 de mayo de 2008

Niño castor

A todas las mamás ejemplares.... con especial cariño a mi amiga "flamenca"....

HOMENAJE A MADRES EJEMPLARES III

Aquí va una con un marido amoroso y ejemplar.....

Beata Gianna Beretta Molla

Gianna fue la séptima de trece hijos, de una familia de clase media de Lombardía (al norte de Italia), estudió medicina y se especializó en pediatría, profesión que compaginó con su tarea de madre de familia. Quienes la conocían dicen que fue una mujer activa y llena de energía, que conducía su propio vehículo algo poco común en esos días, esquiaba, tocaba el piano y disfrutaba yendo con sus esposo a los conciertos en el conservatorio de Milán.

El marido de Gianna, el ingeniero Pietro Molla, recordó hace algunos años a su esposa como una persona completamente normal, pero con una indiscutible confianza en la Providencia.

Según el ingeniero Molla, el último gesto heroico de Gianna fue una consecuencia coherente de una vida gastada día a día en la búsqueda del cumplimiento del Plan de Dios. "Cuando se dio cuenta de la terrible consecuencia de su gestación y el crecimiento de un gran fibroma, recuerda el esposo de Gianna su primera reacción, razonada, fue pedir que se salvara el niño que tenía en su seno".

El ingeniero Molla manifestó que "le habían aconsejado una intervención quirúrgica. Esto le habría salvado la vida con toda seguridad. El aborto terapéutico y la extirpación del fibroma, le habrían permitido más adelante tener otros niños". "Gianna eligió la solución que era más arriesgada para ella".
El anciano viudo de la beata señaló que en aquella época era muy remota la posibilidad de hacer una operación de este tipo en plena gestación y continuar con el embarazo, "y esto mi esposa como médico lo sabía muy bien".

Gianna falleció el 28 de abril de 1962, con 39 años de edad, una semana después de haber dado a luz.

El milagro
La protagonista del milagro, ocurrido el 9 de noviembre de 1977 en un hospital brasileño, fue una joven parturienta quien se curó de septicemia (infección generalizada del organismo). Las religiosas del hospital habían pasado la noche encomendando su curación a la intercesión de Gianna, cuya figura les era conocida porque el promotor del hospital era un hermano de la beata, médico y misionero capuchino en ese país. El Papa aprobó el decreto que reconocía sus virtudes heroicas y la beatificó.

El esposo de Gianna Beretta narra sus experiencias:
"Al buscar entre los recuerdos de Gianna algo para ofrecerle a la priora de las Carmelitas descalzas de Milán, recuerda el esposo de la beata Gianna Beretta, encontré en un libro de oraciones una pequeña imagen en la que, al dorso, Gianna había escrito de su puño y letra estas pocas palabras: "Señor, haz que la luz que se ha encendido en mi alma no se apague jamás".

Con ésta y otra anécdotas, combinadas con emotivas reflexiones, Pietro Molla reveló los perfiles desconocidos de su esposa Gianna Beretta, fallecida en 1962 y beatificada el 24 de abril de 1994 por el Papa Juan Pablo II. En una emotiva entrevista concedida a la periodista Giuliana Peluchi, Pietro dibujó un perfil de Gianna que definió con una sola frase: "Mi esposa era una santa normal".

Peluchi, autora de un libro sobre la vida de Gianna, recibió una repentina llamada de Pietro Molla, con quien se había reunido en numerosas ocasiones para elaborar la biografía de la "madre coraje" que prefirió ofrecer su vida antes de aceptar la operación que le costaría la vida a la niña que llevaba en su vientre. "Van a beatificar a Gianna", le dijo Pietro, emocionado, por teléfono. La periodista, atónita, solo atinó a pedirle una última entrevista, ya no en busca de datos biográficos, sino para escuchar un testimonio de Pietro sobre la vida de su esposa.

El testimonio
"Jamás creí estar viviendo con una santa. Mi esposa tenía infinita confianza en la Providencia y era una mujer llena de alegría de vivir. Era feliz, amaba a su familia, amaba su profesión de médico, también amaba su casa, la música, las montañas, las flores y todas las cosas bellas que Dios nos ha donado", confesó a la entrevistadora Pietro Molla, mientras sus ojos brillaban de intensa emoción. "Siempre me pareció una mujer completamente normal pero, como me dijo Monseñor Carlo Colombo, la santidad no está solo hecha de signos extraordinarios. Está hecha, sobre todo, de la adhesión cotidiana a los designio inescrutables de Dios", agregó.

Pietro Molla todavía recuerda cuando Monseñor Colombo lo llamó para pedirle introducir la causa de beatificación de Gianna. "Mi respuesta positiva fue muy sufrida. Sentimos que teníamos que exponer algo muy nuestro. La historia de mi esposa y su figura de mujer fueron cada vez más conocidas… A nosotros y a la familia de mi esposa nos seguían llegando numerosas cartas de todas partes del mundo. Nos escribían mujeres alemanas y estadounidenses que llamaban a Gianna "mamá"; que declaraban que en ella encontraban a una amiga y que afirmaban que se dirigían a ella cuando tenían necesidad de ayuda y que la sentían muy cercana…"

La oración que Gianna Beretta escribiera en el reverso de aquella imagen pidiendo que la luz de la gracia no se apagase en ella jamás, se hizo, según su esposo, realidad: "ahora veo que esta luz, que ha alegrado durante un tiempo lamentablemente brevísimo mi vida y la de mis hijos, se difunde como una bendición sobre quien la conoció y la amó. Sobre quienes le rezan y se encomiendan a su intercesión ante Dios. Y esto me hace revivir, de manera acongojada, el privilegio que el Señor me concedió de compartir con Gianna una parte de mi vida".

La pequeña Gianna Emanuella, la bebé por la que Gianna Beretta dio la vida La Peluchi no puede evitar preguntar a Pietro Molla sobre sus sentimientos respecto de la beatificación de su difunta esposa: "Mis sentimientos, responde emocionado, tienen múltiples matices, de sorpresa, casi de maravilla, de agradecimiento a Dios y de aceptación jubilosa, ciertamente feliz y singular, de este don de la Divina Providencia, que también considero un reconocimiento a todas las innumerables madres desconocidas, heroicas como Gianna, en su amor materno y en su vida".
Los Molla-Beretta sin embargo, esperan que la beatificación, que ha convertido a Gianna en un estandarte vivo de la santidad en la vida familiar moderna y de la defensa de la vida del no nacido, no cambie su vida cristiana cotidiana.

"Espero, dice Pietro, que Gianna pueda descansar en el cementerio de su localidad natal junto a su hija Mariolina y junto a las demás mamás que la llamaban con ternura "nuestra doctora", Junto a las muchas mujeres que Gianna curó y a las cuales dio, con amor, su tiempo y profesionalidad".

Los Molla-Beretta seguirán viviendo el ejemplo de santidad sencilla en la vida cotidiana que les dejó Gianna. "Para mí y para mis hijos, Gianna seguirá siendo algo muy íntimo. Una espléndida esposa, una tiernísima madre. Si alguien tiene que hablar, que hable la Iglesia…".

jueves, 8 de mayo de 2008

REGALIZ

A todo el mundo le cuento que soy "fan" del blog de don Enrique Monasterio, escribe cosas realmente lindas, profundas y divertidas.

Anteayer, ayer y hoy ha publicado una serie que se llama REGALIZ, ¡recomendadísimo para niños de 0-99 años!

Quería poner un link directo, pero todavía no se cómo, así que mejor pongo la dirección del blog: http://www.pensarporlibre.blogspot.com/

(ENTRE PARÉNTESIS...)

Como mayo es el mes de las madres, me pareció adecuado hacer este HOMENAJE, a mujeres santas, que además fueron madres. Lo que no me inmaginé, es que tantas de ellas tenían maridos difíciles, malhumorados y agresivos.

Aunque muchos se convirtieron y cambiaron su forma de ser gracias a la piedad de sus esposas, estoy segura de que por allí debe haber también vidas de santas casadas con maridos igualmente ejemplares.... Seguiré buscando....

Es increíble la cantidad de mujeres santas que hay en el santoral, incluiré en este homenaje solamente algunas... mayo no tiene tantos días.

HOMENAJE A MADRES EJEMPLARES II



SANTA RITA DE CASIA


Por siglos Santa Rita de Casia (1381-1457) ha sido una de las Santas más populares en la Iglesia Católica. Ella es conocida como la "Santa de lo Imposible" por sus impresionantes respuestas a las oraciones, como también por los notables sucesos de su propia vida.

Santa Rita quería ser monja, pero por obedecer a sus padres, se casó. Su esposo le causo muchos sufrimientos, pero ella devolvió su crueldad con oración y bondad. Con el tiempo él se convirtió, llegando a ser considerado y temeroso de Dios. Luego, Santa Rita tuvo que soportar un gran dolor cuando su esposo fue asesinado.

Santa Rita descubrió después que sus dos hijos estaban pensando en vengar el asesinato del padre. Ella temía que pusieran sus deseos en efecto de acuerdo con la maliciosa costumbre de la venganza. Con un amor heróico por sus almas, ella le suplicó a Dios que se los llevara de esta vida antes de permitirlos cometer este gran pecado. No mucho tiempo más tarde ambos murieron después de prepararse para encontrarse con Dios.

Sin su esposo e hijos, Santa Rita se entregó a la oración, penitencia y obras de caridad. Después de un tiempo ella aplicó para ser admitida al Convento Agustiniano en Casia. Ella no fue aceptada, pues era viuda y madre, pero después de orarle a sus tres especiales santos patronos - San Juan Bautista, San Agustín y San Nicolás de Tolentino - milagrosamente entró al convento y fue permitida a quedarse. Esto sucedió alrededor del año 1411.

En el convento, la vida de Santa Rita fue marcada por su gran caridad y severas penitencias. Sus oraciones obtuvieron para otros, curas notables, liberación del demonio y otros favores especiales de Dios.

Para que ella pudiera compartir el dolor de Su Corona de Espinas, Nuestro Señor dio a Santa Rita una herida de espina en su frente. Fue muy dolorosa y expelía un olor desagradable, pero ella lo consideraba una gracia divina. Cuando tenía mucho dolor ella oraba: "Oh amado Jesús, aumenta mi paciencia en la medida que aumentan mis sufrimientos". La herida duró por el resto de su vida.

Santa Rita falleció un 22 de mayo de 1457 a la edad de 76 años. La gente se agolpó al convento a rendirle sus últimos respetos. Innumerables milagros tuvieron lugar a través de su intercesión, y la devoción hacia ella se extendió a lo largo y a lo ancho del planeta.

El cuerpo de Santa Rita fue conservado perfecto por varios siglos, y a veces daba una fragancia dulce. En la ceremonia de beatificación, el cuerpo de la Santa, milagrosamente, se elevó y abrió sus ojos.

Dios ha escuchado las oraciones de Santa Rita por otros en innumerables ocasiones, y ciertamente ella estará feliz de interceder una vez más, a nombre de aquellos que le ruegan a ella ahora - para continuar percibiendo la verdad de su gran nombre.

martes, 6 de mayo de 2008

HOMENAJE A MADRES EJEMPLARES I


SANTA MÓNICA, MADRE DE SAN AGUSTÍN
http://www.aciprensa.com/

SU FAMILIA
Mónica (que significa "dedicada a la oración y a la vida espiritual") nació en Tagaste, África del Norte, a unos 100 kms de la ciudad de Cartago, en el año 332.

Ella deseaba dedicarse a la vida de oración y soledad, pero sus padres dispusieron que se casara con un hombre llamado Patricio. Este era un buen trabajador, pero terriblemente malgeniado, y además mujeriego, jugador y sin religión ni gusto por lo espiritual.

La hizo sufrir mucho, y por más de 30 años ella tuvo que aguantar los tremendos estallidos de ira de su marido, que gritaba ante el menor disgusto, aunque nunca llegó a levantarle la mano.

Tuvieron tres hijos: dos varones y una mujer. Los dos menores fueron su alegría y consuelo, pero el mayor, Agustín, la hizo sufrir por docenas de años.

LA CONVERSIÓN DE SU ESPOSO
En aquella región del norte de África, donde las personas eran sumamente agresivas, las demás esposas le preguntaban a Mónica porqué si su esposo era uno de los hombres de peor genio en toda la ciudad, nunca la había golpeado, y, en cambio los esposos de ellas, las golpeaban sin compasión. Mónica les respondía: "Es que, cuando mi esposo está de mal genio, yo me esfuerzo por estar de buen genio. Cuando el grita, yo me callo. Y como para pelear se necesitan dos y yo no acepto la pelea, pues.... no peleamos". Esta fórmula se ha hecho célebre en el mundo y ha servido a millones de mujeres para mantener la paz en la casa.

Patricio no era católico, y aunque criticaba el mucho rezar de su esposa y su generosidad tan grande con los pobres, nunca se oponía a que ella se dedicara a estas buenas obras, y quizá por eso mismo logró su conversión. Mónica rezaba y ofrecía sacrificios por su esposo y al fin alcanzó de Dios la gracia de que en el año de 371 Patricio pidiera el Bautismo, y que lo mismo hiciera su suegra, mujer terriblemente colérica, que por meterse demasiado en el hogar de Mónica y su esposo, le había amargado la vida. Un año después de su bautismo, Patricio murió santamente, dejando a la viuda con el problema de Agustín, su hijo mayor.
Patricio y Mónica se habían dado cuenta de que su hijo mayor era extraordinariamente inteligente, y por eso lo enviaron a la capital del estado, Cartago, a estudiar filosofía, literatura y oratoria. Pero Agustín tuvo la desgracia de que su padre no se interesaba por sus progresos espirituales. Solo les importaba que sacara buenas notas, que brillara en las fiestas sociales y que sobresaliera en los ejercicios físicos, pero acerca de la salvación de su alma, no se interesaba ni le ayudaba en nada. Esto fue fatal para él, pues fue de mal en peor, cayendo en errores y pecados.

Cuando murió su padre, Agustín tenía 17 años, y empezaban a llegarle a Mónica noticias cada vez peores, de que el joven llevaba una vida poco santa. En una enfermedad, ante el temor de la muerte, se hizo instruir acerca de la religión y propuso hacerse católico, pero al ser sanado de la enfermedad, abandonó el propósito de hacerlo. Finalmente, se hizo socio de una secta llamada de los Maniqueos, que afirmaban que el mundo no lo había hecho Dios, sino el diablo. Mónica que era bondadosa pero no cobarde, ni floja, al volver su hijo de vacaciones y empezar a oírle mil barbaridades contra la Verdadera Religión, lo echó sin mas de la casa y le cerró las puertas,porque bajo su techo no quería albergar a enemigos de Dios.

UNA VISIÓN
Pero sucedió que en esos días Mónica tuvo un sueño en el que vio que ella estaba en un bosque llorando por la pérdida espiritual de su hijo y que en ese momento se le acercaba un personaje muy resplandeciente y le decía: "tu hijo volverá contigo" y enseguida vio a Agustín junto a ella. Le narró al muchacho el sueño tenido y el dijo, lleno de orgullo, que eso significaba que ella se iba a volver maniqueista como él. Pero ella le respondió: "En el sueño no me dijeron, mamá irá a donde su hijo, sino tu hijo volverá contigo". Esta hábil respuesta impresionó mucho a su hijo, quien más tarde la consideraba como una inspiración del cielo.

FALTABAN 9 AÑOS PARA LA CONVERSIÓN DE AGUSTÍN
Por muchos siglos ha sido comentada la bella respuesta que un obispo le dio a Mónica cuando ella le contó que llevaba años y años rezando, ofreciendo sacrificios y haciendo rezar a sacerdotes y amigos por la conversión de Agustín. El obispo le respondió: "Esté tranquila, es imposible que pierda a su hijo entre tantas lágrimas". Esta admirable respuesta y lo que había oído en el sueño, la llenaban de consuelo y esperanza, a pesar de que Agustín no daba la menor señal de arrepentimiento.

Cuando tenía 29 años, el joven decidió ir a Roma a dar clases Ya era todo un doctor. Su madre se propuso irse con él para librarlo de todos los peligros morales. Pero Agustín le hizo una jugada tramposa (de la cual se arrepintió mucho más tarde). Al llegar junto al mar, le dijo a su madre que se fuera a rezar a un templo, mientras iba a visitar a un amigo, y lo que hizo fue subirse al barco y salir rumbo a Roma, sin ella. Pero Mónica no era mujer débil, para dejarse derrotar tan facilmente. Tomó otro barco, y se fue tras su hijo.

En Milán, Mónica se encontró con el Santo más famoso de la época, San Ambrosio, arzobispo de esa ciudad. En él encontró un verdadero padre lleno de bondad y de sabiduría que la fue guiando con prudentes consejos. Además, Agustín se quedó impresionado por su enorme sabiduría y la poderosa personalidad de San Ambrosio y empezó a escucharle con profundo cariño, a cambiar sus ideas y a entusiasmarse por la fe católica.

Y sucedió que en el año 387, Agustín, al leer unas frases de San Pablo, sintió una impresión extraordinaria y se propuso cambiar de vida. Envió lejos a la mujer con la cual vivía, dejó sus vicios y malas costumbres. Se hizo instruir en la religión y se bautizó en la fiesta de Pascua de Resurrección, ese mismo año.

Agustín, ya convertido, volvió con su madre y hermano a su tierra en África, y se fueron al puerto de Ostia a esperar barco. Pero Mónica ya había conseguido todo lo que anhelaba en esta vida, que era ver la conversión de su hijo. Ya podía morir tranquila. Y sucedió, que estando allí, junto al mar, viendo el cielo estrellado, comentaba con su hijo las maravillas que les podían esperar. Y exclamó: "¿Y a mí, que más me puede amarrar a esta tierra? Ya he obtenido mi máximo deseo, que era verte convertido. Todo lo que deseaba lo he conseguido de Dios". Poco después, le invadió una fiebre y en pocos días se agravó y murió. Lo único que pidió a sus hijos fue que no dejaran de rezar por el descanso de su Alma.

Santa Mónica murió a los 55 años, en el año 387.

Miles de madres y esposas se han encomendado en todos estos siglos a Santa Mónica para que les ayude a convertir a sus esposos e hijos, y han conseguido conversiones admirables.